La tristeza de los tigres y los misterios de Raúl Ruiz

Editorial Cuarto Propio, 2011 Author(s): Verónica Cortínez,

Manfred Engelbert

Raúl Ruiz es, probablemente, el cineasta chileno más conocido en el mundo. Al mismo tiempo, su obra se conoce poco y recién tras su muerte empieza a mostrarse con más frecuencia. Un fenómeno parecido se observa en el campo de la crítica, donde abundan las opiniones y los ensayos con ambiciones filosóficas, mientras escasean los estudios de obras concretas. La tristeza de los tigres y los misterios de Raúl Ruiz se distingue por su detallado análisis del primer largometraje de Ruiz, inmediatamente reconocido como obra maestra: Tres tristes tigres (1968, Leopardo de Oro en el Festival de Locarno 1969). Esta reconstrucción minuciosa revive toda una época y hace brillar de nuevo este clásico chileno. El trabajo casi de arqueólogos de Cortínez y Engelbert no se agota, sin embargo, en acumular hechos, anécdotas y observaciones técnicas. Los autores relacionan su análisis con la biografía artística del joven Ruiz y dan cuenta, por primera vez, del camino de este ‘niño terrible’ del teatro vanguardista de los 50 y 60 a un cine experimental que quiere combinar el expresionismo alemán con el realismo social de la escuela cinematográfica de Fernando Birri en Santa Fe. En el camino, Cortínez y Engelbert descubren en este “surreachilismo” o “realismo fantástico” los fundamentos de un sistema estético que es el mismo en el “Ruiz chileno” y en el “Ruiz francés/universal”. La concatenación arbitraria que rige en Tres tristes tigres a partir de la canción “La rana” de los créditos iniciales se redescubre en el tratado sobre las seis funciones del plano (2003). Finalmente, la indagación de Ruiz en los límites de la percepción conjuga pesquisa social y búsqueda filosófica a través de una expresión artística con matices existencialistas: Ruiz, el cineasta constantemente en filmación, se vuelve cronista de sí mismo en una serie de autos personales “variante profana del auto sacramental alegórico de Calderón de la Barca” que le garantizan una identidad en peligro de quiebre. En este sentido, los autores pueden concluir: “El cine de Ruiz es un cine contra la muerte, y solo ella le pudo poner la palabra ‘Fin”’.

Chilean filmmaker Raúl Ruiz was forced to flee his country after Augusto Pinochet seized power in a coup in 1973. Ruiz’s body of work includes over 100 films—he is one of the most critically acclaimed Chilean directors in the world, yet much of his work is unknown. UCLA Professor of Spanish & Portuguese Verónica Cortínez and visiting scholar Manfred Engelbert’s recent book, La tristeza de los tigres y los misterios de Raúl Ruiz (Editorial Cuarto Propio) provides a detailed analysis of Ruiz’s first feature film Tres tristes tigres (1968), which won the top prize at the Locarno International Film Festival in 1969. In the book, Cortínez and Engelbert relate their analysis with a young Ruiz’s artistic biography and capture the atmosphere of the times Ruiz lived and recorded his films (including Chile, France and the rest of Europe). Though most of his films were made while he was in exile in France, where he remained until his death, he is considered by many critics as one of the key directors of the New Latin American Cinema.

Book Reviews:

La tristeza de los tigres y los misterios de Raúl Ruiz book cover