La Regenta

Stockcero, 2012 Author(s): Maite Zubiaurre

La Regenta de Leopoldo Alas, «Clarín» es la gran obra maestra del realismo y naturalismo españoles, comparable tan sólo a Fortunata y Jacinta de Benito Pérez Galdós. Situada en Oviedo (en la novela, Vetusta), La Regenta tiene como protagonista a la bella y sensible Ana Ozores, recién casada con el maduro Víctor Quintanar, ex regente de la Audiencia. Acosada por el don Juan local, Alvaro Mesía, y por el magistral de la catedral, don Fermín de Pas, Ana acaba rechazando al sacerdote y cediendo al asedio de Alvaro Mesía. Don Víctor, que descubre la traición, desafía a don Alvaro presionado por don Fermín, y muere en el duelo. La novela resulta extraordinaria por el cuidado y detalle con que se presenta la vida cotidiana del ambiente provinciano y el entramado de sus clases sociales, algo en que ya han insistido la crítica literaria y los prologuistas de las diferentes ediciones. La presente edición crítica, sin embargo, quiere darle un giro diferente al estudio deLa Regenta. Con la ayuda de los estudios de género, su objetivo es centrarse en el personaje principal de Ana Ozores y desentrañar todas sus complejidades, desde su presunta histeria y sus arranques místicos hasta sus ansias de libertad como prueba fehaciente de su protofeminismo. La Regenta pertenece a un ilustre ciclo europeo de novelas que giran alrededor del adulterio femenino, como son, de Norte a Sur, Ana Karenina, de Leon Tolstoi, Effi Briest, de Theodor Fontane, Madame Bovary, de Gustave Flaubert, La conquête dePlassans, de Emile Zola (novela con la que la de Clarín guarda mayor similud) y, por fin, O Primo Basilio, de Eça de Queiroz. No obstante, el segundo y novedoso objetivo de esta edición es hacer hincapié en los indudables lazos de parentesco que unen a La Regenta, no ya con las novelas extranjeras mencionadas arriba y puesto que ese camino ya lo ha explorado suficientemente la crítica literaria, sino con la novela española El Cura. Caso de Incesto, de Eduardo López Bago, escritor coetáneo de Clarín, y representante del así llamado «Naturalismo radical». Ambas novelas reflexionan sobre las figuras prototípicas (y estereotipadas) del pecado ecclesiástico en conjunción con la histeria femenina. Una de las metas principales de esta edición crítica es precisamente desentrañar las complejidades de esos estereotipos. Ana Ozores, por de pronto, es mucho más que una «nerviosilla», como la llamó Pérez Galdós en su famoso prólogo a la segunda edición de La Regenta. Cubierta: Ilustración de Juan Llimona incluida en la primera edición de La Regenta (1884).

 

La Regenta book cover